jueves

A TI QUE YA NO ESTAS

Nuevamente mis palabras acuden a ti,
se adentran por tus ojos dormidos
queriendo ser tactos míos 
para dibujar los ritmos de tu latido.
 
Las yemas de mis dedos van anotando despacio,
el nuevo crecer de mi pensamiento,
buscando habitarte en tu estrella de inmensurable luz;
desleerrme en ti entera, 
para entregarme a esa dulce quietud de tu sueño.

Anoche, antes de dormir te pronuncié
y fui dibujando mi sentir con palabras,
palabras que te acariciaban y ocupaban un lugar,
lugar tuyo en el que me quería quedar
por tanto deseo mío de querer sentirte dentro de mi.
.
Hoy nada más llegar te rebauticé y hasta puse una curiosa pila
bautismal de imagen.
El bautizarte es estrenarte cada día como si estuvieras ahí
...bajo el agua redonda de mis ojos,
infinita y amorosamente me surgen sonidos nuevos
y te confieso que mi cara se viste siempre de diáfanas sonrisas,
nunca de tristeza, no... por que tu luz se irradia y mi vida se completa
y mas, cada vez que me asomo a la imagen tuya
y te vuelves otra vez un bálsamo que cura,
un remanso para mi alma
sin dejar que la nostalgia se ocupe de mi.
 
Ay amor!
Como quisiera seguir el influjo de la Luna allá en lo alto y apurar la noche
para sentir mas fuerte el combate que se libra en el espacio y en mi alma que te sabe dormido,
y esta alma mía queriendo ser ave y subir y acercarse despacito
velar tu sueño... murmurando un bello concierto de notas musicales.
 
 Imposible me fue escribir en tus ojos mis palabras nocturnas.
Pero ahora, cuando todavía no ha amanecido, el influjo de la Luna sigue en
lo alto y es una ayuda para apurar la noche y querer sentir más fuerte
el combate
 
Alma mía que nada hacia tu noche y deja que la delicia
busque las alas de tu suave piel, de tu infinito cuerpo desnudo que
pienso navega hacia lo alto como "ave" que, cogida, tiembla; que le
encanta volar esperando la caricia de otras alas que incendien la
noche y la hagan llama entre sus brazos hasta que llegue la aurora.
Cuanto me atrae ese vuelo, , tanto porque parece que es la única
forma de flotar más acá del sueño. Ese volar flotante es como navegar,
como hacer el amor dejándose llevar...y yo me dejo llevar en el vuelo
que me acerca al nocturno vuelo de tu noche para, entre la suavidad de
tus alas, sentir cómo amaneces cuando te despierten mis besos.

 

5 comentarios:

jaime dijo...

..una bella rememoranza ...una bella sed....

Un beso

Marina-Emer dijo...

Un bellisimo sentir de amor ...de fuego que no hay quien apague
graciaspor tu visita ha sido un gran plcer recibirte
besos
feliz semana

Erotismo dijo...

Un amor de esos que te embriaga, te rodea... suave, limpio... aunque no tiene esa carga pasional esa que contiene Sol. ¿Quizá es una pasión contenida?

alfredo castro dijo...

Es, indiscutiblemente, un excelente poema. Ahonda en un sentimiento inesperado a todos los seres humanos desde que adquirieron la conciencia de su mortalidad y empezaron a preguntarse sobre el sentido de su existencia. Habla de la desgarrada búsqueda de ese sentido sensual, del anhelo de trascendencia, del misterio que se extiende más allá de nuestros límites, de la creencia problemática en un ser sexual que parece ajeno a los sufrimientos de sus circunstancias. Y lo hace dando forma a todo ello con un dominio excepcional del lenguaje en la tradición plena de la gestualidad de la poesía sensual.
Es una poesía totalmente viril femínea, ningún hombre es captable de esa fuerza y valentía de describir el fondo y la esencia desnuda de su ente, como esta poeta. La lectura de este poema provoca en el lector un cúmulo de sensaciones y emociones que por fuerza le llevan a la reflexión y a un mayor cuestionamiento de la índole de nosotros mismos. Eso es lo mejor que se puede decir habitualmente de un poema y es un índice de la categoría sublime y creadora de su autora.
Agradecido de haber tenido la ocasión inhabitual de entrelazar contactos con una poeta de este calibre.
Traducción del sueco

alfredo castro dijo...

Es, indiscutiblemente, un excelente poema. Ahonda en un sentimiento inesperado a todos los seres humanos desde que adquirieron la conciencia de su mortalidad y empezaron a preguntarse sobre el sentido de su existencia. Habla de la desgarrada búsqueda de ese sentido sensual, del anhelo de trascendencia, del misterio que se extiende más allá de nuestros límites, de la creencia problemática en un ser sexual que parece ajeno a los sufrimientos de sus circunstancias. Y lo hace dando forma a todo ello con un dominio excepcional del lenguaje en la tradición plena de la gestualidad de la poesía sensual.
Es una poesía totalmente viril femínea, ningún hombre es captable de esa fuerza y valentía de describir el fondo y la esencia desnuda de su ente, como esta poeta. La lectura de este poema provoca en el lector un cúmulo de sensaciones y emociones que por fuerza le llevan a la reflexión y a un mayor cuestionamiento de la índole de nosotros mismos. Eso es lo mejor que se puede decir habitualmente de un poema y es un índice de la categoría sublime y creadora de su autora.
Agradecido de haber tenido la ocasión inhabitual de entrelazar contactos con una poeta de este calibre.
Traducción del sueco