martes

VEREDAS EQUIVOCADAS

 Recordar en el tiempo , mirar hacia atrás y volver al ahora…. ¡que dulce me parece el aire y las voces!
En mi inconsciencia subí a una pendiente desconocida y supe sin hacer más preguntas que las miradas, sentir ese hilo continuo, fino y delicado que se alarga y no sabe de miedos ni encrucijadas.
Mirar tan limpio  el cristal  de mi alma y reconocer…  confidentes,   invisibles, cómo si cada uno fuera la otra mitad del otro porque transitan la misma vereda en horas de alegría y nostalgia…y aunque cambien la ruta siguen sintiéndose invencibles.
 El tiempo pasó, ya no recuerdo él último café, la confusión dé las conversaciones, las sonrisas y el gesto equivocado, nuestras conciencias sin darse cuenta que nada era verdad.
Dios creo senderos…diferentes,
 pero también creí que en algún vértice hizo un pozo de aguas profundas…donde debía mirar lo turbio para poder dejar que corriera por mis dedos el agua cristalina…y seguir andando por desiertos, montañas, mares ,y el mundo oscuro de  soledades compartidas.

1 comentario:

jaime dijo...

..confidencial ...intimo
besos